El beat de la naturaleza

El blog Fogonazos, (una colección de notas sobre fenómenos y acontecimientos asombrosos) nos cuenta:

A la Naturaleza le gustan las oscilaciones periódicas. Los latidos del corazón, la traslación de la Tierra o el movimiento de los planetas son ejemplos de oscilaciones naturales. En diferentes situaciones y lugares, existen determinados sistemas que tienden a interactuar entre sí hasta acoplar el ritmo de sus movimientos.

Anuncios

La música tiene su propia geometría

La conexión entre la música y las matemáticas ha fascinado a los investigadores desde hace siglos. 2000 años atrás Pitágoras descubrió que los intervalos musicales agradables podían ser descritos usando proporciones simples.

Y la llamada musica universalis o “música de las esféras” emergió en la Edad Media como la idea filosófica de que las proporciones en los movimientos de los cuerpos celestiales -el sol, la luna y los planetas- podían ser vistas como una forma de música, inaudible pero perfectamente armoniosa.

Ahora tres profesores de música han concebido una nueva forma de analizar y categorizar música, aprovechando las profundas y complejas matemáticas que la música tiene en su mismo seno.

En la revista Science, los profesores han esbozado un método llamado “teoría musical geométrica” que traduce el lenguaje de la teoría musical al de la geometría contemporánea. Tomando secuencias de notas, acordes, ritmos y escalas, las categorizan de forma que puedan ser agrupadas en “familias”. Han encontrado una manera de asignar una estructura matemática a estas familias, representándolas con puntos en espacios geométricos complejos, en una especie de coordenadas.

Vía Science Daily